viernes, julio 04, 2008

Supernumerario

Supernumerario es una persona que trabaja en una oficina pública sin figurar en la plantilla, por ejemplo un profesor supernumerario o un pastor Metodista como yo. El diccionario define la palabra supernumerary como un substituto o trabajador extra. Es exactamente como me siento. Aparentemente en el mundo del teatro significa alguien que aparece en el escenario pero que no tiene un papel que habla. Nosotros, los pastores no aparecemos en el escenario pero si hablamos, a menudo con sabiduria. Hay gente jubilada que deja de trabajar completamente y recuerdo escuchar a una conversacion entre mujer y marido cuando en que el marido que se habia jubilado hace poco dijo ‘no he pensado en trabajar en ningun momento’. Mi caso es el contrario – el trabajo de ser pastor no se te olvida.

Recientemente fui a una reunion con doce amigos, todos pastores jubilados. Nos conocemos desde hace muchos años cuando estabamos estudiando para ser pastor. Nos vimos en una habitacion de un monasterio Cisterciense y empezamos la reunion hablando de como nos sentimos. Hubo comentarios muy diversos. Uno estaba encantado de vivir con su mujer en su propia casa después de anos viviendo en casas de la iglesia. Ahora podían hacer lo que querían con la casa. Hablamos de nuestras mujeres, sus problemas de salud y el tiempo que ahora pasamos con ellas. Nuestros hijos y nietos también eran un tópico de conversacion, teniendo un papel importante en todas nuestras vidas.

Algunos, como yo, habían tenido dificultades en aceptar estar jubilados y aunque han pasado 12 años o mas desde que nos jubilamos estaban incomodos por tener tanto tiempo libre y experimentaban dificultades en mantenerse leal al trabajo lo cual habia ocupado tantos anos de sus vidas. Todos teníamos la sensacion de estar alejados de aquel trabajo y teníamos reservaciones sobre la iglesia Metodiasta hoy en dia cuyos numeros de miembros ha reducido en casi dos tercios desde que terminemos nuestros estudios. Estabamos de acuerdo que nuestra formacion fue en otra tradicion teológico. ‘Las cosas no son como antes’ era una frase que usamos mas de una vez.

Por supuesto nunca son. Uno de los problemas de envejecer es vivir en el presente con la experiencia y conocimientos aprendidos del pasado. Es igualmente imposible para los jóvenes volver a un pasado que nunca han conocido como es para los mayores aprovechar el presente sin fingir ser jóvenes. Es especialmente difícil para la gente mayor cuando ven valores y tradiciones sustituidos por otros que no les convence. Y eso es el problema de todo el mundo. !No solo de pastores jubildados grunonos/malhumorados!

B.R.
Volver